viernes, 16 de abril de 2010

La Justicia anuló el primer casamiento entre mujeres del país

Esto es totalmente indignante y es el tipo de noticias que me enojan mucho. No se puede jugar así con los sentimientos de las personas. Norma y Ramona se habían casado con tanta ilusión, estaban tan orgullosas mostrando su libreta de casamiento, y ahora la justicia les arrebata en un segundo lo más importante de sus vidas, de una manera tan cruel como lo hicieron con la primer pareja que se había casado en Ushuaia.

Un tribunal civil de primera instancia decretó hoy la nulidad de la boda celebrada el 9 de este mes entre Norma Castillo y Ramona Areval.
Una semana después de que ocupara la tapa de casi todos los diarios, el primer casamiento entre dos mujeres en la Argentina sufrió un duro golpe: una jueza civil de primera instancia declaró "inexistente" esa boda, hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo del problema.

Fuentes judiciales citadas por la agencia DyN señalaron que la jueza civil de primera instancia Martha Gómez Alsina hizo lugar a un medida cautelar presentada por un abogado y declaró inexistente la boda.

La decisión se conoce apenas un día después de que, en Tierra del Fuego, la Justicia declarara inexistente el matrimonio homosexual celebrado en Ushuaia el 28 de diciembre pasado, tras haber sido rechazado en la ciudad de Buenos Aires. En esa ocasión, el juez de Minoridad y Familia Marcos Meillien fue quien desestimó el casamiento de Alex Freyre y José María Di Bello.

El magistrado hizo lugar al planteo de la fiscal Karina Echazú, quien solicitó que se declarara la inexistencia del enlace. La decisión judicial se amparó en el artículo 172 del Código Civil de la Nación, que no contempla el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Freyre y Di Bello habían podido casarse luego de que la gobernadora fueguina, Fabiana Ríos, firmara un decreto que ordenó al Registro Civil local que permitiera la celebración. El casamiento provocó presentaciones judiciales contrarias, por considerar que la actuación de Ríos motivó una intromisión de poderes. Según Meillien, el matrimonio homosexual carece del requisito que fija que sólo pueden casarse personas de diferente sexo.

A su vez, la decisión de la Justicia fueguina había sucedido a la ratificación, en la Ciudad de Buenos Aires, de un casamiento homosexual que había sido recurrido ante la Justicia porteña. Entonces, la fiscal de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario local, Daniela Ugolini, había desistido de avanzar en la apelación, y esa determinación permitió el casamiento entre Martín Canevaro y Carlos Alvarez Nazareno.

Ese mismo día 9 de abril se había concretado en Buenos Aires el primer casamiento entre dos mujeres: Norma Castillo y Ramona Arévalo, ambas de 67 años. El enlace fue en un Registro Civil del centro porteño, luego de que la jueza Elena Liberatori hizo lugar a una acción de amparo presentada en febrero de 2007. Ese es el matrimonio que acaba de ser considerado inexistente.

Crucemos los dedos todos para que el matrimono gay sea aprobado en la Argentina y todas estas injusticias terminen de una vez.

Fuente: Clarín

1 comentario:

La Maga dijo...

No tienen piedad, Lamuedra, Alsina y todo el grupo de reaccionarios católicos, se dedican a perseguir gente y entrometerse en matrimonios ajenos.

Norma y Ramona hace treinta (30) años que están juntas. ¿Qué harán Lamuedra, Bergoglio y cía, cuando el Parlamento apruebe expresamente (ya que el Cógigo Civil no lo prohíbe) el matrimonio entre personas del mismo sexo?

Nos queda la satisfacción que esta sentencia no quedará firme; la Federación apelará y será la Corte (con mayoría a nuestro favor) la que resolverá, el última alternativa. Mientras tanto, el matrimonio queda vigente y válido en todo el país. Algo que la nota olvida consignar.

Parecen perros rabiosos persiguiendo personas ¿En el nombre de “Cristo”?

Publicar un comentario