jueves, 15 de julio de 2010

Al fin!!! Se aprobó el Matrimonio Gay en Argentina :)


!Que manera de sufrir! Estuve desde el principio hasta el final viendo en directo por televisión el debate de los senadores que trataban el matrimonio gay en su recinto. Comenzaron cerca del mediodía y terminaron a las 4 de la mañana. Desde el principio comenzó mal: con la senadora Negre de Alonso mostrando la hilacha por un tema que no tenía nada que ver con lo que se trataba. Estaba ofendidísima porque no quisieron recibirle unos documentos con varias firmas que había preparado en una ocasión anterior. Si dirigió muy duramente al presidente del senado sacándole en cara que fué el, el que impidió la recepción de los papeles y diciéndole que lo que hizo fue una ilegalidad. Su berrinche duró los primeros 40 minutos, al que siguieron tonterias como otra senadora que pidió que apagaran el aire acondicionado y cosas así. Recién casi a la hora y media empezaron a entrar de lleno en el tema del matrimonio gay.

Como era de esperar, muchos senadores plantearon el tema desde sus miedos, sus prejuicios, el deseo de quedar bien con la iglesia, los que hablaron crudamente y de manera ruda sobre el tema de adopción y que si existen niños para ser adoptados es porque sus padres reales los patearon y los dejaron a la buena de Dios. Varios se abstuvieron, había indecisos, otros descargaron su resentimiento hacia el gobierno de Kirchnner y de que habían tenido presiones para votar a favor de la ley. Hubo cruces, mucha tensión, largas horas de debate en que hasta hablaron de la homosexualidad en la historia, ennumerando artistas, escritores, griegos, y un sinfín de lesbianas, gays y bisexuales famosos que llevaron como ejemplo para ilustrar que ser puto o torta no es sinónimo de nada malo, sino al contrario, que toda esa gente enriqueció la historia y la vida de las personas a través de los siglos.

Los que estuvieron en contra pusieron sus motivos más arcaicos, que daba la impresión de que estábamos en otra época, no en ésta. Argumentaban que si la ley se aprobaba, cómo iba a ser la nueva familía, que a los niños iban a tener que explicarles lo que era una lesbiana, un gay, un travesti, y que la sociedad iba a cambiar. "Todo niño tiene derecho a un papá y a una mamá, y criarse en un hogar que garantíce la reproducción de la especie humana", fueron sus mejores argumentos.

Siguieron largos monólogos de cada uno en que se desviaron en anécdotas personales contando que tenían amigos gays que debieron casarse en otro lado porque en su querida Argentina no pudieron.

Después de 15 horas de debate, en el que muchos querían que se aprobara solamente una unión civil, y no el matrimonio, llegó el momento de la votación, cerca de las 4 de la madrugada: 33 votos a favor, 27 en contra y 3 abstenciones.

Ya era una realidad. El matrimonio gay fue aprobado en Argentina. Atrás quedaron las 15 horas de sufrimiento y comenzaba el Día Histórico, en que a la comunidad gay nos dignificaron, nos subieron de nivel, nos otorgaron los mismos derechos que los demás, para que dejemos de ser unos "desviados", a ser ciudadanos con derecho a casarnos y adoptar al igual que cualquier pareja hetero.

Sin duda hemos madurado como país y comienza una nueva etapa. Sólo me queda levantar la copa y decir: !Al Gran pueblo Argentino, Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada