viernes, 9 de julio de 2010

El Reino Unido dará asilo a los homosexuales perseguidos en sus países


El Reino Unido será el lugar donde hallen refugio gais y lesbianas perseguidos por su orientación sexual. Cinco jueces del Tribunal Supremo, el nuevo y máximo órgano de la justicia británica, han decidido por unanimidad que los homosexuales que se encuentren en el país no pueden ser deportados a su lugar de origen en caso de que allí deban vivir en la clandestinidad a causa de su orientación sexual. La sentencia advierte de que cada vez serán más los gais y lesbianas que pidan asilo en el Reino Unido, dadas las actitudes tan divergentes de los estados sobre este asunto. Actualmente los homosexuales están perseguidos por la ley en 76 países, y en cinco de ellos la condena es la pena de muerte.

El veredicto responde al recurso presentado por un hombre, conocido con la inicial T., que estuvo a punto de ser linchado en su país, Camerún, después de ser descubierto besando a otro hombre. La multitud trató de cortarle el pene con un cuchillo. Hace tres años, T. pidió asilo en el Reino Unido, pero las autoridades de inmigración rechazaron la demanda con el argumento de que podía regresar a su país si mantenía en secreto su homosexualidad.

La misma decisión tomaron con otro hombre, llamado J., nacido en Irán, que se hallaba en idéntica situación. Si en Camerún la homosexualidad puede acarrear penas de entre seis meses y cinco años de cárcel, en la república islámica de Irán el castigo oscila entre la flagelación pública y la ejecución.

COMPORTAMIENTO NORMAL
El Supremo ha rechazado el argumento de que estos dos hombres podían regresar a su país manteniendo en secreto su orientación sexual, algo impensable en homosexual británico. En su sentencia, los jueces señalan que el comportamiento normal de un gay debe estar tan salvaguardado como el de un heterosexual. La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, explican los magistrados, protege a quienes piden esta consideración para vivir libre y abiertamente su homosexualidad.

En su exposición de motivos para justificar la sentencia, el juez Lord Rodger of Earlsferry puso un ejemplo muy gráfico, aplicado la sociedad británica. «Igual que los hombres heterosexuales tienen la libertad de divertirse jugando al rugbi, bebiendo cerveza y hablando de chicas con sus amigos, los hombres homosexuales deben tener la libertad de ir a los conciertos de Kylie, beber exóticos cócteles de colores y poder hablar de chicos con sus amigas heterosexuales».

fuente: elperiodico.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada