sábado, 27 de noviembre de 2010

Declaraciones lesbófobicas de juez estadounidense


No sé hasta que punto es bueno quitar el "Don't ask, don't tell" (no preguntes, no digas) del reglamento del ejercito de Estados Unidos. Si bien es una ley homofóbica porque no permite que le digas a nadie que eres gay o lesbiana y te obliga a estar dentro del armario, también es una ley que proteje al homosexual. Si nadie sabe lo que eres no se meten contigo, no te violan, no abusan física o psicologicamente. Eres uno más del montón.

Es que las fuerzas armadas americanas constituyen el ambiente más misógino y homofóbico que puede haber. Tienen la mentalidad de cuanto más macho eres, más poderoso y temible te verá el enemigo y así te ganas el respeto de los colegas. Y una lesbiana y un gay son un insulto a su hombría.

El hombre siempre tiene la fantasía de poder transformar a una lesbiana en heterosexual. Porque en su mente las lesbianas son así porque no les tocó un hombre de verdad, alguien que las "folle bien" en la cama, alguien que sea un superdotado y les haga sentir lo que es un verdadero macho. Por eso tienen esa mentalidad de que una lesbiana puede ser "corregida y curada" de su desviación. El que una mujer no quiera acostarse con ellos les ataca directamente a sus egos de machos. Se preguntan ¿por que no quiere sexo conmigo, no soy lo suficientemente hombre para ella?

Un hombre gay también es insultante para el macho. No soportan ver alguien femenino, delicado o de maneras demasiado gentiles. Les parece débil, poco hombre, algo que ellos no toleran ver porque les dá verguenza ajena. Los soldados siempre usan insultos como "puto, maricón, etc.." cuando ven alguna debilidad y siempre están poniendo a prueba su hombría midiéndose con otro, luchando, dejando bien en claro su fiereza.

Es precisamente esta mentalidad estúpida la que ha demostrado un juez estadounidense, Joe Rehyansky, al afirmar que "está bien que los gays no sean aceptados en el ejército, pero las lesbianas sí deberian para que sus compañeros varones puedan "curarlas" teniendo sexo con ellas, y darles la oportunidad de ser mujeres normales".

Es espantoso que todavía exista esta mentalidad de promover las violaciones correctivas propias de paises atrasados como los africanos, donde hay un alto porcentaje de analfabetismo y la gente vive de manera precaria. Alguien debería decirle a este sujeto que una orientación sexual es innata y no se puede cambiar de ninguna manera. Y que la violación es un delito penado con la cárcel, y promoverla es algo vergonzoso, y mucho más viniendo de un juez.

Fuente: pinknews.co.uk

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada