domingo, 29 de enero de 2012

Cynthia Nixon y la ira gay


Muchas veces el lesbianismo, o simplemente la relación sexual pasajera entre una mujer y una mujer, responden más a necesidades afectivas o sicológicas que a un impulso carnal biológicamente espontáneo. Es lo que no ha sabido explicar Cynthia Nixon y por lo que ahora enfrenta la ira de un sector de la comunidad gay sorprendentemente intolerante.

La actriz, Miranda Hobbes en la ya célebre serie Sex and the City, se ha metido en camisa de once varas tras asegurar a la revista del New York Times que para ella ser lesbiana, o bisexual, ha sido una decisión tomada a conciencia, no un impulso natural irrefrenable.

Nixon, comprometida con otra mujer desde hace ocho años, fue pareja de un hombre durante 15 años y tuvo con él dos hijos.

“Una parte de la comunidad gay está muy preocupada por que no se perciba como una decisión el lesbianismo, porque si es una decisión podemos decidir no serlo. Pero no me importa si llegamos a esto nadando o volando, sino que estamos aquí y somos un colectivo y es necesario dejar de hacer pruebas para saber quién es considerado gay y quién no”, declaró Nixon.

“Cuando tenía relaciones con hombres estaba enamorada y sentía deseo por ellos. Y cuando conocí a mi prometida Christine me enamoré y sentí atraída por ella. Era la misma de siempre en ambos casos, no estaba ciega. Respondí de la manera en que realmente lo sentía”, añadió la actriz.

Pero según el activista gay Wayne Besen, fundador de Truth Wins Out, “cuando la gente dice que ser gay es una elección están permitiendo una gran cantidad de abuso, porque si es una elección la gente tratará de influir en ellos para que tomen lo que suponen es la decisión correcta”

Fuente: Neoclubpress

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada