domingo, 23 de septiembre de 2007

Romances Prohibidos: Las Monjas Lesbianas

Las monjas siempre han despertado diversas reacciones en la gente debido a que viven enclaustradas, separadas de la sociedad, y no llevan una vida social normal. Siempre han sido objetos de burla, y se han realizado muchos chistes picantes, morbosos y grotescos. También son el centro de fantasías sexuales donde siempre "alguien" logra conquistarlas, enamorarlas, follárlas y lograr que dejen el convento para convertirse en la típica ama de casa común y corriente. A otras personas les resulta muy exitante el traje de monja y lo convierten en fetichismo sexual muy común en orgías y sadomasoquismo. Quizás esa imagen pulcra, limpia, devota y virgen despierta los deseos más perversos y oscuros del ser humano, en su afán por apoderarse de lo que le es negado.

Estas mujeres viven una vida sexual reprimida, impuesta por obligación y por obediencia al voto de castidad. Este celibato es muy dificil de ser llevado, y muchas religiosas se las ingenian para ocultar su romance prohibido con otra religiosa, ya que el convento es un mundo exclusivamente femenino y aun con todas esas barreras impuestas por la Iglesia, las relaciones lésbicas hacen parte de la vida de la clausura.








Es creciente el número de religiosas lesbianas que abandonan al hábito y rompen con el silencio, en procura de la liberación sexual y consecuente posibilidad de vivir con una compañera.
Las monjas lesbianas siempre existieron aunque ocultaran su sexualidad o bien abandonaran los hábitos y se decidieran a contar como es la vida dentro de un convento, como son los casos de las ex monjas americanas Rosemary Curb y Nancy Manahan que publicaron el libro "Las monjas lesbianas" que trae los relatos de 50 ex-monjas; "Otros hábitos", escrito por la ex-monja franciscana Anna Franca. En el libro, Anna relata su romance con la madre superiora Heloar (nombre ficticio) en un convento en Brasil. Vale destacar aquí una pequeña parte del libro: "Amar a Heloar es amar a su belleza, física, moral, intelectual. Ella poco a poco me hizo descubrir que bajo su hábito se escondia un ser humano que nadie conocía"

Finalmente, otro libro que merece ser leído es "Actos impuros", de Judith C. Brown, que cuenta la vida de una monja lesbiana en la Italia del Renacimiento, la hermana Benedetta Calini - abadeza de un convento en una pequeña ciudad cerca de Florencia, al início del siglo XVII - que comenzó a tener visiones simultáneamente religiosas y eróticas sufriendo fuertes dolores físicos. Una joven monja fue escogida para cuidar de la abadeza. Las autoridades desconfiaron de la veracidad de sus contactos sobrenaturales con Cristo y llevaron a cabo una investigación que mostró el caso amoroso de las monjas.