jueves, 29 de noviembre de 2007

Justine Henin ¿La nueva Martina Navratilova?

La final del máster femenino de Madrid fue más que un partido: fue una lucha de símbolos. La chica mona y popular contra la feucha luchadora incansable; la tenista de pasarela contra la deportista "marimacho", la más deseada contra la más admirada, Maria Sharapova contra Justine Henin.
Y ganó la segunda. La número 1. La mejor del mundo. Para muchos, por su estilo de juego, es la heredera de la voluntariosa Arantxa Sánchez Vicario; para otros, connotaciones sexuales mediante, la de la gran Martina Navratilova.
Justine es todo un ídolo en Bélgica, su país de origen. Huérfana de madre a los 12 años y con una hermana también fallecida, Henin ha labrado su carrera a base de constancia y determinación.
Las limitaciones de su físico hacen que su tenis esté basado en el toque, la velocidad, la técnica depurada y en la fuerza psicológica que aplica sobre sus adversarias.
Sus números son envidiables. Justine Henin ha ganado siete Grand Slam: cuatro Roland Garros (el primero en 2003, cuando dio el salto a la fama), dos US Open y un abierto de Australia. Sólo se le resiste Wimbledon, del que ha sido finalista dos veces.
Con el reciente número 1 en la WTA, Justine Henin acumula 91 semanas como primera tenista a nivel mundial.
Justine Henin no participa del tenis glamour. En vez de las lustrosas pasarelas, la tenista belga prefiere pisar tierra firme.
En 2006, fue nombrada embajadora de la UNESCO en reconocimiento a su "dedicación personal, a la preservación y defensa de los valores de excelencia, juego limpio e integridad a lo largo de toda su carrera deportiva".

En la foto, Justine y Martina Navratilova, a quien la belga admira mucho y con quien todos comparan.

Fuente: http://chueca.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada