domingo, 2 de diciembre de 2007

Las lesbianas y las Enfermedades de Transmisión Sexual

Enfermedades sufridas por lesbianas y enfermedades de transmisión sexual

Siempre se ha considerado que las enfermedades de transmisión sexual son poco comunes entre las mujeres que llevan una vida lesbiana. Los pocos y limitados estudios que se han efectuado al respecto también demuestran que esta clase de enfermedades existe con menos frecuencia en mujeres que sólo practican en sexo con otras mujeres, que en aquellas que lo practican con hombres. En mujeres que llevan una vida exclusivamente lesbiana casi no existe enfermedades como la sífilis, la gonorrea y la clamidia, en cambio el herpes y el condiloma se presentan con relativa frecuencia entre lesbianas, lo cual demuestra que las mujeres pueden transmitirse infecciones entre sí por la vía sexual. En los folletos de RFSU (Federación Nacional Sueca de información Sexual) están bien descritas las formas de protegerse contra el contagio de diferentes enfermedades al practicar sexo seguro entre mujeres.

HERPES

El herpes es un virus que existe en dos variedades: herpes labial y herpes genital. El virus se contagia a través del líquido de las ampollas causadas por la infección. La picazón o el hormigueo en los labios o alrededor de la boca pueden constituir signos de herpes labial, que ya, en esta fase, puede contagiar. Las heridas en los órganos genitales o alrededor de estos pueden ser indicios de un herpes genital, el cual al comienzo se caracteriza por una pequeña mancha que causa picazón.

Ambas variedades se contagian a través de los besos, el sexo oral y el coito.
El herpes labial puede difundirse hacia los órganos genitales y el herpes genital hacia la boca. El contagio también puede transmitirse entre la boca y los órganos a través de los dedos. El herpes se contagia principalmente antes de que éste aflore y mientras se padece de la erupción. El período de incubación es de aproximadamente una semana. Una vez que se ha contraído el contagio, el virus permanece siempre en las fibras nerviosas, y las recaídas son frecuentes, por ejemplo en caso de estrés o resfrío.

CONDILOMA

El condiloma es causado por un virus que origina unas verrugas de color rosa claro o bien del color de la piel, éstas pueden ser protuberantes, puntiagudas o redondas. Esta variedad generalmente crece en racimos que uno puede detectar con facilidad. Las verrugas también pueden ser pequeñas y planas e imposibles de descubrir a simple vista, pero si son detectables mediante un examen ginecológico. Las verrugas pueden situarse en los labios vaginales junto a la desembocadura de la vagina, entre el recto y la vagina, alrededor del recto, de la vagina o en el cervix. En la fase de la formación de la verruga es común que se produzca picazón y escozor. A veces se producen flujos, pequeñas hemorragias y escozor en los labios vaginales, y la piel de la zona infectada puede agrietarse. El contagio se transmite a través de contactos íntimos tanto directos con la verruga como a través de la secreción vaginal. El sexo oral puede originar condilomas en la garganta. El contagio también se transmite a través de las toallas y los dedos.

Las verrugas no aparecen sino hasta 3 y 8 semanas después del momento del contagio, pero también puedes portar el virus durante años sin percatarte de nada. Las verrugas en la cervix pueden detectarse mediante una análisis citológico, pero el problema del condiloma reside en el hecho de que puedes estar contagiada y transmitir el contagio a otros sin haberlo descubierto a simple vista o mediante una prueba. Por eso es sumamente importante hacerse examinar de forma regular por un ginecólogo.

LESBIANAS Y EL SIDA: ¿CÓMO SE TRANSMITE EL VIH?

El VIH se encuentra en muchos fluidos del cuerpo, pero sólo tienen capacidad infecciosa en la sangre, y en el flujo vaginal; el resto de fluidos no pueden contagiar ya que tienen una concentración de virus muy baja.

El contagio se produce cuando el virus, transportado por estos fluidos, se introduce en el torrente sanguíneo de otra persona. Por lo tanto no hay riesgo de contagio en las relaciones diarias, ni de convivencia, compartiendo utensilios domésticos, estornudando, tocándose, compartiendo lavabo y retrete.

¿Existe riesgo de contagio en las relaciones sexuales entre mujeres?

Muchas lesbianas creen que el VIH no es asunto suyo; piensan equivocadamente que sólo las mujeres que tienen relaciones con hombres o las que toman drogas intravenosas están en peligro. Esta falta de información es nuestro mayor riesgo. Es cierto que el número de casos conocidos de transmisión sexual entre mujeres es pequeño, pero ésto no significa que no sea posible.

Así, que si tu pareja sexual o tú sois seropositivas, o ignoras si la mujer con la que vas a tener un contacto sexual lo es, debes saber existe el riesgo de la transmisión del virus VIH en todas aquellas prácticas en las que sangre o flujo vaginal penetran en el organismo de la otra persona.

A la hora de prevenir el Sida, tú escoges cuál es el grado de seguridad que quieres tener, pero recuerda, de las prácticas más habituales, el sexo oral/cunnilingus es la práctica de mayor riesgo (y que aumenta con la menstruación).

Las prácticas siguientes se pueden considerar de bajo riesgo, siempre que las hagas en época no menstrual o con protección.

* PENETRACIÓN con los dedos o el puño. Tiene riesgo de contagio a través de heridas o llagas que una tiene sin darse cuenta, por morderse las uñas, cortes, quemaduras, etc ...

* FROTE DE SEXO CON SEXO: las tijeras, el bollo, tribadismo. Están en contacto las dos mucosas genitales. Es posible que si lo hacen con mucha fuerza provoquen pequeñas heridas.
Otra vías de contagio:

* DROGAS INTRAVENOSAS Es muy arriesgado compartir jeringuillas.

* UTENSILIOS DE HIGIENE PERSONAL, cepillo de dientes, hojas de afeitar, tijeras de manicura, pinzas de depilar, corta uñas... Al compartirlos, sangre infectada puede entrar al cuerpo de la otra persona a través de heridas o llagas.

¿Cómo protegernos?

Evitando que la sangre o el flujo vaginal se transmita de una persona a otra. En concreto:

* SEXO ORAL Para protegerte puedes utilizar un condón cortado (procura que no lleve lubricante porque tiene un desagradable sabor) y ponerlo en el sexo de tu amante. Si quieres, también puedes utilizar un trozo de plástico fino para envolver alimentos (pero tiene que ser de una buena marca, porque si no, no protege bien) o un "dental dam" (una barrera de látex que se vende para dentistas).

* PENETRACIÓN Puedes utilizar un guante de látex muy fino (los venden en farmacias o droguerías) y poner un poco de lubricante hidrosoluble dentro y en el sexo de tu amante.

* JUGUETES SEXUALES Si los compartís, ponles un condón y cámbialo cuando los paséis de la una a la otra.

* MASTURBACIÓN MUTUA Durante la regla puedes utilizar también una barrera plástica o ponerte un guante de látex si quieres sentirte más segura.

* FROTE DE SEXO CON SEXO Para protegerte puedes utilizar también una barrera de plástico.
* PRÁCTICAS SADOMASOQUISTAS Solamente hay riesgo intercambiando los objetos cuando hay sangre que pueda entrar en el cuerpo de la otra.

* TODO ESTO PUEDES HACER SIN RIESGO: Besos profundos, masajes, abrazos, frotarse, baños conjuntos, chupar los pechos, etc...

El riesgo del contagio aumenta durante la menstruación, por el contacto de la sangre con dedos que pueden estar lastimados o si tienes lastimada alguna parte de la vagina, o del resto del cuerpo.

Si practicas el sexo seguro disfrutas de tu cuerpo a la vez que evitas el contagio, no únicamente del VIH, sino también de otras enfermedades de transmisión sexual.

El uso de condones, guantes y barreras de plástico/látex es muy fácil y puede resultar muy agradable incluso divertido y excitante.

El SIDA no nos deja de afectar por el hecho de ser lesbianas o por estar enamoradas. Ataca a todas y a todos por igual.

Tenemos que hablar honestamente con nuestras parejas, con personas con que compartimos drogas y con nuestras amigas y amigos en general.

La existencia del VIH no tiene porque limitar tu sexualidad. Todo lo contrario: puedes hacer lo que quieras y con quien quieras, sólo tienes que saber de qué forma tienes que protegerte y proteger a tu pareja.

Por último, pero no por eso menos importante: Hay que higienizarse los genitales ANTES y DESPUÉS de tener sexo. Además de ser saludable forma parte de la consideración y respeto hacia la otra persona. Habla con tu pareja y acostúmbrala a hacer lo mismo siempre que estén por tener un encuentro sexual.



No hay que tener miedo, solo cuidarse y prevenirse. Evitar tener sexo con gente antihigiénica, chicas drogadictas, o muy promiscuas. Si a ellas no les ha importado su propia salud tampoco les importará la tuya, asi k solo queda en tí el poder cuidarte. No regales tu salud por una "calentura".

Fuente: Starmedia - RelatosLésbicos - Rimaweb

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada