miércoles, 25 de junio de 2008

Mi vida


Cómo puedo ser el adulto responsable
si cuando estoy contigo me siento infantil,
cómo regarte de besos el cuerpo y el alma
si sigues perteneciendo a otro querer.
Ay mi vida, yo tengo tanto por decirte
y, ni que decir, de lo que quiero hacerte,
no es asunto éste de una cuestión carnal
sino de que te metiste en mi vida
despertando planes que ni yo sabía que tenía,
alentando mi deseo, ese de llenarte toda,
de querer bajarte la luna entera
y de colocar a tus pies la tierra
para que ambas de digan cuánto te quiero.
Te adoro con un cariño dulce e irreverente
porque se pone pícaro cuando te tengo
y se muestra amoroso cuando te extraño,
quién iba a decirme que a mis años
terminaría durmiendo con el sabor de tus labios,
ese que tuve por un breve instante,
el que no tiene precio cuando lo recuerdo.
Cuánto no daría yo por tenerlo todo,
especialmente el momento preciso para disfrutarte,
unos minutos a solas en los que nada importe
y recorrerte entera sin remordimientos.
Mi vida, voy a apartarme,
pienso dejarle el camino libre a ella
buscaré la fuerza que necesito para olvidarte,
deseando siempre que en el camino tú te arrepientas
y que me acerques tu mano, para entregarte
sin reserva alguna todo lo que quieras.
RAINBOW GIRL

1 comentario:

Mado Martínez dijo...

Conmovedor

Publicar un comentario