jueves, 22 de noviembre de 2007

La situación legal de la homosexualidad en África

Solo Sudáfrica posee leyes antidiscriminación y permite el matrimonio entre personas del mismo sexo

En África hay gran diversidad respecto a las leyes que tratan la homosexualidad, según las diferentes constituciones y criterios sociales, si bien la situación real es bastante perniciosa para los homosexuales en la mayor parte del continente

La homosexualidad está castigada con duras penas en la mayoría de los países islámicos de África del norte: Libia, Túnez, Argelia, Marruecos, Sahara Occidental, Eritrea, Yibuti, Somalia y en la cristiana Etiopía. En Mauritania y Sudán se castiga con la pena de muerte. Egipto es un caso aparte, ya que la homosexualidad es legal en teoría, si bien está muy reprimida en la práctica y los homosexuales son perseguidos con otras imputaciones como "desprecio al Islam", por ejemplo. La homosexualidad es legal en Mali, Níger y Chad. Los únicos territorios en que los homosexuales tienen todos los derechos son los enclaves pertenecientes a España: las Islas Canarias y las plazas de soberanía de Ceuta y Melilla, enclavadas al norte de Marruecos, en los que incluso es posible el matrimonio de personas del mismo sexo, según la ley aprobada por el Congreso de los Diputados en junio del 2005.

En los países al sur del Sahara las doctrinas religiosas conservadoras y el fuerte machismo impiden cualquier consideración medianamente favorable hacia las personas homosexuales, por lo que es ilegal y severamente penalizada en Senegal, Gambia, Sierra Leona, Ghana, Burkina Faso, Costa de Marfil, Togo, Benin, Nigeria y Cabo Verde. Penas menores se aplican en Liberia. En el lado Oriental, es ilegal en Uganda, Kenia, Tanzania, Burundi y Ruanda. En cambio es legal en los dos estados que llevan el nombre de Congo y en Gabón, Guinea Bissau, República Centroafricana, y en Santo Tomé y Príncipe. En Guinea Ecuatorial no esta penalizada, simplemente no se menciona en los textos legales.

También es ilegal y castigada con severas penas en Angola, Mozambique, Zambia, Zimbabwe, Malawi, Seychelles y Mauricio. En cambio, es legal en Madagascar, Lesotho, Swazilandia, Sudáfrica y Namibia, este último que recientemente despenalizó y legalizó, así como en los pequeños territorios dependientes de Francia y el Reino Unido, en los que se aplican las leyes de cada uno.

Sudáfrica es el único estado africano que posee leyes antidiscriminación y que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ningún otro estado del continente posee o reconoce legislación relativa a las uniones civiles.

La lucha de los que no quieren claudicar.

Salimata es algeriana. Es una mujer que ama a otras mujeres. Para simplemente vivir tiene que aprender a mentir. Tiene que vivir en la vergüenza de saber que en su país no tiene el derecho de vivir con su verdadera forma de amar. Y ha tenido que pasar por la cárcel del matrimonio. Una cárcel inhóspita y cruel "porque no hay nada más cruel que abrir las ventanas y ver que no soy libre" nos dice.

La situación de las personas homosexuales en África se convierte en la mayoría de casos en una crueldad absoluta. "La libertad existente en Europa es carne de cañón y privación de derechos y libertades en la mayoría de los países africanos " afirma.

El presidente de Uganda Yoweri Museveni, donde la homosexualidad es ilegal y está perseguida, llegó a dar órdenes a la policía ugandesa para que localizase y atacase a los homosexuales.
Es por ello que quienes luchan por los derechos de las personas homosexuales en Uganda sufren el continuo acoso policial, como le ocurrió a Juliet Victor Mukasa, presidenta de la Organización Minorías Sexuales"

Desde entonces decenas de activistas han sido perseguidos. Incluso en junio de 2000 la policía ugandesa asesinó a un miembro de Lesgabix, un grupo de lesbianas y gays de Kampala. Es por ello que es más que meritorio el hecho de que diferentes colectivos del país hayan continuado defendiendo sus derechos, a pesar de estos hechos, y que muchos medios de comunicación del continente africano se hayan interesado por sus demandas. Esto demuestra que se está produciendo un cambio de mentalidad en la opinión pública y que este hecho privado está comenzando a ser discutido en altas esferas públicas.

Fuente y más información: Rebelion.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada