domingo, 9 de diciembre de 2007

Las lesbianas y las mujeres Heterosexuales

Que buena foto ¿no? Primera temporada de L Word, cuando Jenny todavía era heterosexual, estaba conviviendo con su novio y ni siquiera se le pasaba por la mente tener un affaire lesbiano. Aqui la vemos arrinconada en el baño por Marina, quien es tan persistente que termina llevándosela a la cama y haciéndole probar los placeres de estar con otra mujer.

Bueno, a Marina no le costó demasiado porque Jenny también se sentía atraída por ella, pero generalmente enrollarse con una mujer hetero es un verdadero dolor de cabeza para las lesbianas.

Es común que una mujer hetero suela tener miedo de las lesbianas, nos ven como una especie de acosadoras, violadoras, que a la primera ocasión le meteremos mano y abusaremos de ellas, o que andaremos por detrás, tratando de forzarlas a tener sexo no consentido. Oyeee, ese es el comportamiento de una psicópata, no de una lesbiana :)

Pero hay mujeres heteros que no son tan prejuiciosas -¡por suerte!- y son "gayfriendly". Pero no por eso dejan de ser heteros, o sea, toleran a las lesbianas pero no se enrollan con ellas.

Esta clase de mujeres generalmente se sienten muy halagadas de que una lesbiana se enamore de ellas, pero no saben manejar esa situación. Les gusta ser el centro de atención, que la lesbiana la mire solo a ella, se ponen celosas si miras a alguien más, o si alguien se te acerca. Quieren que estés pendiente de ella y tratan de saber que haces o quién estás. Desarrollan un sentimiento de pertenencia, eres su juguete y solamente de ella. Ante toda esta demostración, la lesbiana piensa que la hetero se ha enamorado de ella. Nada más equivocado.

Sucede que una lesbiana y una hetero, procesan estas cosas de diferente manera.

La hetero te ve simplemente como a una amiga más. Se siente tremendamente halagada como mujer de que te hayas enamorado por eso comienza a ser tan posesiva. Es muy emocionante para ella, probablemente sea la aventura más grande de su vida el tener a una lesbiana enamorada tras ella y no la querra perder por nada del mundo. Es como una diversión personal, asi que se entretiene coqueteando, provocando, poniéndose seductora, nada más divertido para ella que tener a otra mujer a sus pies. Pero como heterosexual que es, su necesidad son los hombres y sus instintos sexuales van para ese lado, por lo que el solo juego y coqueteo con la lesbiana es más que suficiente, no necesita nada más que eso. Ella no es conciente del deseo sexual que le despierta a la lesbiana porque no está acostumbrada a sentir esas cosas por otra mujer. Todo este juego lo hace porque le divierte, pero sin intención de dañar (aunque lo hace sin proponérselo).

Mientras tanto la lesbiana se toma en serio tooooodo el coqueteo y el juego. No puede entender por qué la otra un día le muesta celos y otro día la ignora. Un día es simpática y otro día es odiosa. Se rompe la cabeza tratando de descifrar si la hetero la ve como amiga o como algo más, porque sus actitudes son totalmente ambiguas. Esto es así por que la lesbiana está totalmente acostumbrada a los sentimientos románticos entre mujeres, y procesa todas las actitudes que tiene la hetero para con ella, como si provinieran de otra lesbiana. Y ahi esta el motivo de tantos corazones rotos y desilucionados.
El malinterpretar todo y creérselo como si fuera cierto.

Sin embargo muchas veces estas historias terminan bien, y hay muchos casos de chicas heteros que se enamoran de una lesbiana y se ponen en pareja con ella, porque les gustó su personalidad o lo especial que es, y se enamoran de la persona, más allá del género que sea. Pero, a diferencia de la lesbiana, cuando la hetero termina la relación siempre vuelve a los hombres, en cambio la lesbiana buscará a otra mujer.

Por: ê £ î T ê


¿y a tí te ha pasado alguna experiencia así? anímate a contarla ^_^