viernes, 8 de mayo de 2009

Una prestigiosa jurista lesbiana, entre las candidatas a ocupar una próxima vacante en el Tribunal Supremo de Estados Unidos

El Tribunal Supremo de Estados Unidos, máxima instancia judicial de aquel país, está compuesto por nueve miembros que ocupan el puesto de forma vitalicia, hasta que mueren o se retiran voluntariamente. Cuando queda una vacante, es el Presidente de Estados Unidos el que escoge libremente el nombre del nuevo miembro, que debe ser confirmado, eso sí, por la mayoria absoluta del Senado. Pues bien, hoy ha saltado la noticia: David Souter, de 69 años, uno de los jueces del Supremo considerados más progresistas, ha decidido renunciar a su cargo. Entre los posibles sucesores suena ya el nombre de Kathleen Sullivan, una prestigiosa jurista lesbiana.

Sullivan es profesora de leyes en la Universidad de Stanford. Fundadora del Centro de Derecho Constitucional de Stanford, fue decana de la Facultad de Derecho de dicha universidad entre 1999 y 2004. Considerada como una de las mayores expertas en Derecho Constitucional de los Estados Unidos, su nombre forma parte de la lista de posibles candidatos que manejan ya medios como el Washington Post o el Wall Street Journal.

La elección de Sullivan por parte de Obama mataría, por así decirlo, varios pájaros de un tiro: incorporaría a otra mujer al Supremo (actualmente sólo hay una), mantendría el equilibrio existente en la actualidad entre conservadores y progresistas, y sobre todo compensaría el mal sabor de boca que dejó la nula presencia de personas LGTB en los puestos claves de su administración.

Fuente: DosManzanas - Via Eradio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada