lunes, 16 de agosto de 2010

Tras tres años sin celebrar su Marcha del Orgullo, los gays, lesbianas, trans y bisexuales de Japón salieron a las calles de Tokio este sábado. Entre sus exigencias está la de mayor aceptación en su sociedad y centros de trabajo.

Según la policía nipona, unos cuatro mil asistentes participaron en la Marcha 2010. Portando vistosos disfraces y ondeando la bandera arcoíris el colectivo lgbt japonés celebro su séptima Marcha del Orgullo. Algunos participantes bailaban desde sobre carrozas profusamente adornadas, patrocinadas algunas de ellas por Google y Citigroup.

Los tres años de interrupción se debieron, según sus patrocinadores, a que no encontraban voluntarios que quisieran participar en este evento. La gran mayoría de los gays y lesbianas nipones ocultan su orientación sexual, muchos de ellos están casados y tienen familia.

Japón, a pesar de sus avances tecnológicos y su alto nivel de modernidad, se ha quedado a la zaga en materia de derechos lgbt: los homosexuales no pueden donar sangre y el matrimonio gay está prohibido.

El organizador de la Marcha, Hideki Sunagawa, declaró que en Japón pensar en salir del armario es un asunto casi imposible, por ello considera muy importante el desfile del Orgullo, pues da visibilidad a quienes normalmente no manifiestan sus preferencias.

"Estamos desesperados por demostrar al resto de las personas que ser homosexual es algo normal", dijo Sunagawa a la agencia de noticias Reuters.

"Este año contamos con grandes patrocinadores internacionales, como Google, Bank of America, Merrill Lynch y Citigroup, además de los sitios web y los bares gays que siempre nos han dado su apoyo", agregó.

La marcha dejó de ser la pequeña manifestación local de hace años para ser un evento apoyado por activistas, organizaciones internacionales y legisladores. A la marcha en Tokio, se han sumado otras actividades, como la fiesta en el distrito de Shinjuku, donde se encuentran cerca de 250 bares lgbt.

Fuente: Universogay

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada